¿De dónde eres? El ciclo entre turismo y migración

Maya Mitre Anaya

Es martes, día de un Tour Cultural en Human Connections y estoy un poco nerviosa porque todo puede pasar. Sin duda será una experiencia increíble como siempre. Entonces, una hora antes del inicio del tour, entró a la oficina una mujer muy carismática, lista para comenzar la actividad.

Mi trabajo consiste en llevar a un grupo de viajerxs internacionales a las casas de nuestros socixs que son artesanxs y emprendedores que viven en Bucerías, Nayarit, y nos enseñan cómo hacen su arte, mientras platicamos de cualquier tema relacionado a la diversidad cultural de México.

Al verme directamente, la mujer me preguntó: ¿Tú eres local? Porque estoy aquí para ver  a los locales. Respondí que no, y después me preguntó: ¿De dónde eres?

Y bueno, yo también he emigrado y me parece una pregunta difícil de responder. Para ser honesta me sentí un poco ofendida, sobre todo por el fondo de la pregunta, pero tranquilamente le pregunté qué quería decir exactamente y le acerqué un mapa de México, le platiqué sobre mi historia migratoria en el país. En ese momento comencé un viaje reflexivo por el tema, basado en mi propia experiencia y la de otras personas que viven aquí en Bucerías.

He vivido aquí ya por un año y medio, pero he vivido en otras partes del país, buscando siempre mejores oportunidades para mí desarrollo profesional,  aunque soy nacida en San Luis Potosí. Me dí cuenta que, por definición, no soy local, pero tampoco las personas que visitamos en el tour, lo cual lo hace más interesante incluso para analizar este tema migratorio. Cabe mencionar que lxs socixs con quienes colaboramos, en su mayoría pertenecen a un pueblo originario de México y han emigrado a Bucerías.

Finalmente creo que soy multilocal, según la definición de Taiye Selasi en “Don’t ask where I’m from, ask where I’m a local”

Ella explica que las nacionalidades y la identidad son algo difícil de definir con una sola respuesta, pero quizás es más sencillo para el ser humano clasificar rápidamente con una pregunta como esa, es verdad que hemos sido impuestos a hacer estas preguntas por el sistema de poder que nos rige. “La historia es real, las culturas son reales, pero los países fueron inventados”, como dice Selasi, eso me hizo pensar que los estados también, antes eran regiones, mismas donde todavía los pueblos originarios actualmente conservan sus mismas tradiciones y comparten territorio con otros estados de un mismo país, pero los separan territorios y divisiones no creadas por ellxs.

Otro ejemplo de clasificación rápida, es cuando voy a comer a algún lado y pido mis alimentos “Sin picante”, en seguida viene la pregunta: “¿Eres mexicana y no comes chile?”. Entonces comprendo que es más sencillo enlazar nuestros pensamientos con los estereotipos que tenemos, y por eso creo que mi labor es tan importante y justo de eso se tratan los Tours Culturales de Human Connections, de retar y cuestionar los juicios que podemos hacer. Clasificar es parte de nuestro sistema ya impuesto y es difícil salirse de él fácilmente, “yo”, de hecho, lucho todos los días por retar los estereotipos que tengo impregnados sobre otras culturas y nacionalidades, incluso sobre la mía.

La palabra migrante incluso, nos hace etiquetar y clasificar inmediatamente. Pero yo soy migrante, igual que las personas con las que trabajo y así como muchas personas que trabajamos en esta región.

Una de tantas razones para migrar es el turismo. Nos ha hecho emigrar a todos los que estamos en la Riviera Nayarit, pero también sucede en la Riviera Maya por ejemplo. Hago esta referencia ya que trabajé en la industria hotelera por 5 años, exploré todas las áreas del servicio hasta que pensé que el Turismo tradicional necesitaba dar un giro radical. De pronto el mismo sistema forzó a la industria a adaptarse a las necesidades de los “turistas” y dejar de lado la integridad social, medio ambiental y económica del país receptor, incluso fomentando las creencias y estereotipos para obtener más ventas. Es con base a esta idea que nace el concepto de Turismo Responsable o Sostenible.

Estando en la península de Yucatán, escuché este comentario repetidas veces: “Hemos escuchado que la civilización Maya desapareció y nadie sabe las razones”. Me parecía tan obvio que se encontraban junto a mí, atendiendo todas las áreas del hotel, como yo. Simplemente se ha creído que después de la conquista desaparecieron, pero no, siguen en constante movimiento, en sus comunidades, en las ciudades, en otros países, como todo el mundo, simplemente moviéndose y cambiando.

En el documental “Teene´mayaen”, que siginifica “Yo soy Maya” en referencia al pueblo originario Maya de la Península de Yucatán, se resolvió una de tantas dudas que tengo sobre la migración en México con relación al Turismo y los pueblos originarios. En él se describe al monte como el templo sagrado, donde se sueña y donde se deja el trabajo diario para comer cuando se cosecha. Se narran historias de pérdidas completas de siembra, debido a la falta de lluvia, ésto debido a la deforestación masiva de la selva maya, una de las más grandes en México, causada por proyectos emprendidos por diferentes empresas extranjeras dedicados a la producción de alimentos transgénicos, que son la base de muchos productos que se venden diariamente en los supermercados de todo el mundo.

Entonces no hay árboles suficientes para retener las lluvias y el agua simplemente se va, haciendo perder las cosechas de muchas familias. A falta de alimentos, la siguiente alternativa de subsistencia es migrar a la urbe más cercana, en éste caso a Cancún para trabajar en la industria turística, o por qué no, a emprender una travesía hasta llegar a Estados Unidos de América, en busca de una “mejor calidad de vida”. Un lugar con muchos supermercados donde se consiguen muchos de esos productos de los que hablo.

 

Comprendí que ahí se cierra el ciclo, en el consumo. Entendí la relación que tiene el consumo con el cambio climático y al final, con la migración y el turismo. Me cuestioné sobre mis hábitos de consumo y me respondo diariamente que es lo que realmente necesito, igual cuando viajo.

Según la cosmovisión del pueblo originario Maya “no necesitamos todo, lo que necesitamos es poco y de ese poco… poco”.

En la Riviera Nayarit y en Puerto Vallarta simplemente, se puede observar el rápido desarrollo de la infraestructura a partir de finales de los años 90´s. Con el aeropuerto, las carreteras y la construcción de hoteles por toda la zona.

En “La transformación urbana de Puerto Vallarta, Jalisco” se explica que una gran cantidad de los que llegaron a trabajar a la rama de la construcción decidieron quedarse a residir de manera permanente, trayendo a sus familias o llamando a otros nuevos migrantes, creando con ello nuevas colonias, barrios y asentamientos irregulares alrededor del municipio.

La Población del municipio de Puerto Vallarta, Jalisco en el censo del año 1921, fue de 2, 218 habitantes. En el último censo del 2010, fue de 255, 681 habitantes.

Hay que señalar que a finales del siglo XX y principios del XXI, a los flujos migratorios que arriban a Puerto Vallarta se incorporaron los pobladores de pueblos originarios (ver cuadro 1). Quienes encontraron oportunidades laborales en la industria de la construcción y a la venta de artesanía en la región.

Cuadro 1

Fuente: Elaboración propia. Conteo de Población y vivienda 2010 INEGI
Consulta de: Población de 3 años y más
Por Entidad y Municipio según: Habla indígena y lengua INALI
Entidad: Jalisco
Municipio: Puerto Vallarta

Población Grupo linguístico Estados donde se habla la lengua
1113 Náhuatl Puebla – Veracruz – Hidalgo – San Luis Potosí – Guerrero – Estado de México – Distrito Federal – Tlaxcala – Morelos – Oaxaca – Tabasco – Tamaulipas – Michoacán – Jalisco – Durango – Nayarit
252 Zapoteco Oaxaca
178 Oluteco-otomí Puebla – Hidalgo – Michoacán
113 Huichol Durango – Jalisco – Nayarit
92 Mixteco Guerrero – Oaxaca – Puebla
67 Triqui Oaxaca
52 Mazahua Estado de México – Michoacán
39 Tzotzil Chiapas
22 Popoloca Puebla
19 Purépecha Michoacán
15 Cora Nayarit

El Turismo Responsable, un término que todavía no toma la fuerza que yo quisiera en México, es un modelo que promueve el consumo responsable de los productos y servicios turísticos. Aunque el turismo no cesará, porque los seres humanos nos seguiremos moviendo, dentro de un mismo país creo que estamos a tiempo de disminuir los impactos negativos.

Cada martes y jueves estoy expectante, dispuesta a recibir preguntas que reten mis pensamientos, para dar las respuestas más reales y dignas para mí y mi país. Es mi responsabilidad y de quienes nos dedicamos al turismo, promover la conciencia de lo diverso y dinámico que es México y el mundo, de lo migratorio que ha sido el ser humano desde siempre y de los retos que tenemos como humanidad para desaprender nuestra manera de categorizar, clasificar, asumir y estereotipar.

Es nuestro papel desmentir las ideas erróneas que se tiene sobre nuestra cultura, es nuestra responsabilidad conocerla, entenderla y transmitirla a los visitantes.

Carbon Offsets & Tourism

My Cultural Day Tour Experience

How Can I Help?

On Voluntourism

Is Mexico Experiencing a Media White Out?

telcel

It had been a long day at work and I was looking forward to watching the Copa America Semi-final game at a local restaurant. I knew that the US would inevitably lose to the Argentine powerhouse, but I thought it would still be fun to cheer for my country with my newfound friends. During the game I was not surprised by an upset, like I was hoping for, but rather, by all of the white faces smiling back at me during advertisement breaks. Whether the advertisement was selling yogurt, cars, or even domestic Mexican vacations, the person telling me why I need the product was inevitably white. While I was fairly used to seeing it in the United States, it shocked me to see it on Mexican television.

The ad where I first noticed this was promoting tourism in Chihuahua, Mexico. The first shot featured a tanned, yet white, man smiling at me, saying something suave in Spanish. Three or four long flowing shots followed, highlighting the nightlife, beautiful landscapes and cultures of mexico, with every single shot focusing on a smiling, laughing white person. The only shot that featured an actor of darker complexion was of a man working in a dark steel mill.

After noticing it for the first time, I could not stop seeing it. Whenever the camera panned to the stands to find the attractive fans, it would never stop on a person who was darker than a summer tan, no matter what country they were cheering for. On a bus ride to Puerto Vallarta, every billboard and bus stop poster featured a white person. No matter where I turned I could not get away from the abundance of the white ideal.

I saw these commercials at a point in my internship when I had already interacted with multiple native Mexicans. The people I met were intelligent, hardworking, successful artisans and business people who loved and provided for their families. While their culture was different from my own, their ideals and motivations were inspiring and impressive. Why then, I thought to myself, are these people not the role models and attractive personalities for television and print marketing?

As a college student at a liberal arts university, I have heard time and time again that television and movies in America heavily favor white and light skinned actors compared to their counterparts with a darker complexion. I had always taken those criticisms with a grain of salt because non-hispanic caucasians are the majority in America (61.6% according to 2015 Data from the US Census Bureau), but I realized that these same problems affect more people than just within the United States. Mexico is a country of 121 million but only around 10% are of European descent. How can it be that I am surrounded by faces that make up one tenth of the mexican population?

Before doing research, I had no idea how extreme the wealth inequality in Mexico really was. The very rich own a vastly disproportionate amount of wealth compared to the poorest. One statistic cites that the four richest people in Mexico own more monetary wealth than the poorest 20 million combined. One characteristic that these four men have in common is their complexion. They are all light skinned and come from European or otherwise Western descent. This is true for the majority of the affluent in Mexico. The mentality of many who live in Mexico is that the whiter you are, the better off you are. Logically this means that the inverse is also believed, that if you have a darker complexion, you are less capable of success.

This is a toxic notion and can make native Mexicans feel less valued or successful than their white compatriots. In Mexico, the United States, and anywhere else where there is ethnic diversity, we need to make more efforts to reduce the white superiority complex. If I learned anything from my internship, it is that every person and every story has value. No matter what you look like, where you are from, or what you believe, you have value to our world. No one should feel inferior based on their appearance and we all need to recognize that this is a worldwide problem that we all have a part in fixing.

Linked article: